17 agosto, 2008

¡¡SANGRE Y HONOR!!


¡Valerosos guerreros Kassitas!
Vuestra hazaña iluminará eternamente
a todos los pueblos hiperbóreos
que decidan tomar el cielo por asalto
y regresar al origen primordial
del que Jehová-Satanás nos ha privado.
Porque ellos combatieron a los demonios
y despertaron del Gran Engaño
pero hasta ahora nadie ha logrado
igualar la gloria de Nimrod, “el derrotado”.
Por eso los que aquí quedamos
debemos intentarlo nuevamente
junto a Cristo-Lúcifer, “el enviado”.
El Dios de los que “pierden” durante el Kaly Yuga
y sus monjes guerreros, los Siddhas hiperbóreos
que esperan el momento designado
en que doce hombres
de la sangre más pura
se reúnan al final del Kaly Yuga
en suelo Americano.
Entonces el Graal será encontrado
y luego de mil años de traiciones
caerá la venda de los ojos, despertando;
la puerta nuevamente será abierta
y Chang Shambalá con sus demonios
será definitivamente aniquilado.
Pero hasta ahora nadie ha logrado
igualar la gloria de Nimrod, “el derrotado”.
Es cierto que pocos lo intentaron:
algunos íberos, algunos celtas,
troyanos, aqueos, dorios o romanos,
muchos godos y muchos germanos.
Pero nadie hasta ahora ha logrado
igualar la gloria de Nimrod, “el derrotado”.
Tal vez en Montségur los cátaros
o los caballeros teutones
de Federico II Hohenstauffen,
o el más grande de todos,
nuestro Führer, con su eje mágico
y un pueblo valeroso que ante nada retrocede;
acaso Él como nadie la ha buscado.
Y así muchos la eternidad han ganado
y de este infierno se han marchado.
Pero no definitivamente
pues una guerra final será librada
y volverá Nimrod
junto a los grandes héroes del pasado.
Odin, Wotan, Lug y Wiracocha,
Heracles, Indra y Quetzacoatl
desde el Valhala llegarán cantando
rodeados de Walkirias primorosas
y música de antaño.
Y ellos levantarán ejércitos enormes
de vivos, inmortales y resucitados;
una sola virtud será exigida:
se llama HONOR y dignifica al virya
que del Engaño ha despertado.
La lucha será definitiva
y el Demiurgo y sus huestes, derrotado,
liberará al fin a los espíritus inmortales
que de Venus habían llegado
para que regresen adonde Dios espera,
en un mundo que no se ha creado.
¡Y a partir del Universo de materia,
de la locura, el mal y el Gran Engaño,
los que regresan cantarán a coro
las hazañas de Nimrod, “el derrotado”!


Tomado del libro "El misterio de Belicena Villca" por Nimrod de Rosario

1 comentario:

Talleyrand dijo...

No se si 12, pero he visto que solo 4 personas en este virtual espacio que de algun modo tambien convoca, han citado a la obra de Rahn como fundante de sus intereses, de alli la necesidad de dejar un saludo a quien comparte con uno y con el coronel Rahn una busqueda interminable como imprescindible,
M. de Talleyrand